07 Febrero 2017

El ingeniero de los anillos


Un puente vincula a Kipling con ingenieros canadienses

Río San Lorenzo, Quebec, Canadá: el primer puente de metal para unir las dos aldeas de Sainte-Foy y Lévis se derrumba dos veces seguidas entre 1907 y 1916 debido a una planificación incorrecta. 88 trabajadores mueren en los dos desastres.

En memoria de estos incidentes, desde 1925 la Universidad de Toronto celebra una ceremonia llamada el Rito de la Vocación del Ingeniero (El Ritual de la Llamada de un Ingeniero). El rito nació con el propósito de indicar a los jóvenes ingenieros el significado de la profesión y las responsabilidades que se derivan de ella. Al mismo tiempo, señala a los ingenieros más antiguos su papel como educadores y mentores en su viaje formativo.

El texto del juramento fue escrito por el famoso escritor Rudyard Kipling, a petición del profesor Herbert E. T. Haultain. La ceremonia es administrada por la Sociedad de los Siete Guardianes (The Corporation of the Seven Wardens). El juramento es voluntario y está abierto a ingenieros canadienses, pero también pueden admitirse ingenieros de universidades extranjeras. Las ceremonias están reservadas y no están abiertas al público.

El comienzo de la ceremonia está marcado por una serie de golpes vibrados con un martillo sobre un yunque. Es el código Morse de las letras S, S, T: Acero, Piedra, Tiempo (Acero, Piedra, Tiempo) o Alma, Espíritu, Tiempo (Alma, Espíritu, Tiempo). Un remache del puente colapsado se ata con una cadena al martillo usado para comenzar el Ritual.

anillo hierro ingenieros canadienses

El punto más alto en el rito es la entrega del Anillo de hierro. Es un pequeño anillo de acero al carbono, a veces de acero inoxidable, que se lleva en el dedo meñique de la mano dominante. La superficie es multifacética y puede dejar una marca en el panel de dibujo para recordarle al ingeniero que ponga la máxima atención en su trabajo.

El anillo debe devolverse a la Compañía cuando el propietario abandona la profesión o aún falta. Algunos ingenieros pueden optar por recibir el anillo que pertenecía a un familiar o maestro, lo que le da a la ceremonia un toque personal. Desde los años 70, las ceremonias similares a la de Canadá se han extendido a los Estados Unidos y otros países del mundo.

La leyenda dice que los anillos están hechos de hierro de puente en el río San Lorenzo. Hoy sabemos que no es cierto, pero el mensaje subyacente sigue siendo válido: recordar a los ingenieros la importancia de su profesión e invitarlos a llevarla a cabo con humildad y orgullo.


Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de empresas colaboradoras para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecerte los mejores servicios. Hagas clic en "OK" para aceptar el uso de las cookies en las condiciones establecidas en nuestra Política de protección de datos.